QUERÉTARO, Qro., 29 de enero de 2014.- El problema de violencia que se vive actualmente en Michoacán, “no es un tema aislado” de ese estado, sino que es un problema regional, aseguró el gobernador de Querétaro José Calzada Rovirosa, al poner de ejemplo Guanajuato, en donde su gobierno también ha cerrado fronteras en favor de la seguridad de sus habitantes.

“El hecho de que Guanajuato cierre fronteras da estabilidad a la región, no es solamente un tema de Michoacán aislado, sino es un tema regional, por eso se celebra el hecho de que el Secretario de Gobernación los haya convocado para ponerse de acuerdo con la metodología, con cuestiones que tienen que ver con operativos intercambio de información para ofrecer seguridad en la región, siendo algo sumamente importante”, manifestó el mandatario estatal.

En este sentido, celebró que en días pasado el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, haya llamado a los gobernadores de los estados circunvecinos a dicho estado para ponerse de acuerdo con la metodología y operativos de seguridad para regresar la paz a esas entidades y mantener la que se vive en Querétaro.

Asimismo, reconoció que en Querétaro “hay cosas que nos lastiman y que quisiéramos que ojala no sucedieran”, manifestó el gobernador de Querétaro, José Calzada Rovirosa, al hablar del reto que tiene su administración en el tema de la seguridad, trabajo del que dice: “ahí vamos”.

“El estado de Querétaro tiene el reto de la seguridad. (…) Ahí vamos en Querétaro, no estamos ajenos a tener problemas, sin duda alguna hay cosas que nos lastiman y que quisiéramos que ojala no sucedieran. (…)Se está trabajando de manera constante”, indicó Calzada Rovirosa.