MÉXICO, DF., 14 julio 2015.- La polémica y las tragedias rodearon a Joan Sebastian a lo largo de su vida. La madrugada del 27 de agosto de 2006, justo al terminar un jaripeo en Mission, Texas, su hijo Trigo Figueroa recibió un balazo en la cabeza que le costó la vida.

“Saben que duele mucho, es un dolor que no desearía ni al asesino de mi hijo”, dijo en aquella ocasión ante las mil 500 personas que acudieron a darle el último adiós en Juliantla, destaca El Universal.

Cuatro años después, el 12 de junio de 2010, la muerte le arrebató de forma violenta a otro de sus hijos, Juan Sebastián Figueroa González, que murió de dos disparos en cuello y abdomen en el bar The Grand Hotel Cuernavaca. Días después de lo ocurrido, abogados del bar negaron la participación de alguno de los empleados en el asesinato, sin embargo, se relacionó el hecho con el narcotráfico.

En conferencia de prensa el cantante negó que el móvil de ese asesinato  y el  de Trigo fueran por nexos con el tráfico de drogas.

Leer más en El Universal