SAN JUAN DEL RÍO, Qro. 10 de diciembre de 2014.- Debido a los objetos y equipos de telefonía celular asegurados en la casa de seguridad de Granjas Banthí, se presume que podrían estar investigando las autoridades la presencia de una banda de secuestradores, lo que podría ser un fuerte golpe a la delincuencia.

En un documento que fue pegado en la puerta principal del inmueble ubicado en la calle San Vicente No 16, en la colonia Granjas Banthi tercera sección, se cita sobre el resolutivo del juzgado de control y tribunal de enjuiciamiento penal de San Juan del Río, el cual es una orden de cateo, dentro del proceso con el número único de causa 1-16-201-3672, con lo que se autoriza el cateo al inmueble señalado.

En el documento también se describe lo que al momento de entrar a la vivienda se encontró, objetos que son; equipo de telefonía celular o chips; agendas telefónicas; objetos personales del ofendido o sus familiares; fotografías en las que se presume esta la imagen del agraviado; material o fluido corporal humano, las cuales fueron enviadas al laboratorio para su análisis; ropas con manchas hemáticas; además de que se aseguraron vendas cintas adheribles, lazos para tendederos; un cuchillo; así como una camioneta tipo van en color oscuro. Todo este material fue asegurado como indicios o evidencias que serán usadas durante la investigación del hecho del delito de secuestro.

Con estas evidencias se puede presumir que la privación de la libertad del menor de edad, no fue mera coincidencia, sino que los delincuentes pudieron planear los hechos que ejecutarían el pasado 2 de diciembre.

Como se recordara, el lunes pasado, las autoridades ministeriales en coordinación con la policía investigadora, realizaron el cateo al inmueble de Granjas Banthi, la cual fue usada como la casa de seguridad de los plagiarios, lugar a donde llevaron a su víctima para efectuar el secuestro.

Se informó que fue el martes de la semana pasada cuando el menor de 15 años de edad fue secuestrado por varias personas, al parecer una de ellas es conocido de la víctima. Y de inmediato fue trasladado a la casa de seguridad, misma que está a solo unas calles del domicilio del agraviado.

Para el jueves siguiente, el menor, aun con ataduras logro burlar la vigilancia que tenía, aprovechando que solo era un sujeto que estaba en el lugar, para huir de sus plagiarios y sin mayores problemas pudo llegar a su domicilio, para enseguida solicitar el apoyo de la policía investigadora y de autoridades ministeriales.

Ahora es el ministerio público quien investiga si se trata de una banda de secuestradores o este hecho fue de manera fortuita.