QUERÉTARO, Qro., 24 de febrero de 2015.- La Auditoría Superior de la Federación detectó que en 2013 los patrones delictivos se modificaron a escala nacional, y destacó que en 13 entidades el robo a bancos se incrementó 62 por ciento junto al robo a transeúnte, que creció 65 por ciento, por encima de otros delitos como el secuestro.

Milenio revisó los 32 informes estatales que, en este rubro, la ASF publicó para evaluar qué hicieron las entidades con los 7 mil 632 millones de pesos que recibieron como parte del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública.

Cada reporte, precisó la ASF, fue elaborado con base en información proporcionada por las autoridades de justicia en cada entidad. Ante los subejercicios y falta de transparencia que presentaron en sus reportes en un tema tan delicado como la inseguridad, el organismo recomendó al Sistema Nacional de Seguridad Pública coordinarse con los estados para que devuelvan los miles de millones de pesos que no gastaron en este rubro.

Se disparó en el norte y centro del país. Encabeza la lista Guerrero (con un aumento de 650 por ciento). Le siguen Sonora (233 por ciento), Jalisco (140 por ciento), Zacatecas (100 por ciento), Guanajuato (95 por ciento) y DF (30 por ciento). De manera estratégica, Tamaulipas, en lugar de proporcionar una cifra específica, informó únicamente que se «triplicó el número de asaltos».

Chihuahua y Coahuila ocupan lugares intermedios con 24 y 18 por ciento de incremento. Y cuatro estados (Querétaro, Sinaloa, Aguascalientes y Tlaxcala) reportaron que sus robos bancarios aumentaron menos de 1 por ciento.

El informe completo en Milenio