Existen diversas opiniones respecto a la situación que vive Querétaro en materia de inseguridad. Cuando se habla de reconocimientos o estadísticas que colocan al estado como uno de los más seguros en el país, de inmediato surgen críticas que opinan lo contrario, particularmente en redes sociales. Mientras la oposición política del gobierno denuncia un incremento en los índices de inseguridad, los encargados de comunicación social hacen hasta lo imposible por evitar la difusión de eventos delictivos graves. Ha sido tal el esfuerzo del gobierno de Querétaro en proyectar al estado como uno de los últimos refugios del país, que ahora cualquier información que atente contra esa percepción parece ser intolerable.

Para quienes damos un seguimiento cotidiano a los eventos que acontecen en el estado, es evidente que éste no se encuentra exento de delitos, incluso graves. ¿Pero qué sociedad en el mundo puede presumir estar libre de incidentes delictivos? Creo que lo adecuado es preguntarse:¿Sufre Querétaro realmente un deterioro en su seguridad o es solo la percepción de algunas personas? Como un esfuerzo para tratar de entender la magnitud de los delitos cometidos en Querétaro acudí a las estadísticas oficiales. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) mantiene registros históricos de los distintos delitos del fuero común que se cometen en todo el país, incluyendo Querétaro. Dicha relación se presenta a continuación:

Como puede observarse, existe un notorio incremento en el número total de delitos que se cometen en el estado a partir del año 2009. Se aprecia que el aumento es generado en gran medida por el rubro correspondiente a Robo Común. En lo que respecta al año 2014, el portal de la SESNSP solo cuenta con datos hasta el mes de octubre, por lo que se presenta la cifra registrada y se presenta una proyección conservadora que da cuenta como podría haber finalizado el año.

Una de las hipótesis que vale la pena atender es si el incremento en el número de delitos es proporcional al crecimiento exponencial que la población de Querétaro ha tenido en los últimos años. Para dar respuesta a este razonamiento acudí a las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) correspondientes a la dinámica poblacional. El INEGI lleva a cabo censos para determinar la población del país cada 5 años. Utilizando los datos recabados del año 1900 al 2010 se obtiene la siguiente gráfica correspondiente al crecimiento poblacional:

Como lo muestran los datos, alrededor del año 1970 el crecimiento poblacional del estado de Querétaro muestra un incremento notable y sostenido. Utilizando los datos a partir de dicho año, mediante una regresión cuadrática se obtuvo la siguiente fórmula para determinar la población aproximada de Querétaro en los años en los que no existió censo:

0.2718×2-1048.2x+1010610.7

Utilizando la fórmula derivada anteriormente se generaron los valores poblacionales para los años 2008-2014 como se muestra a continuación:

Finalmente, se dividió el número de delitos cometidos cada año entre la población correspondiente para poder determinar si el crecimiento era proporcional al aumento de la población. Es decir, se obtuvo una relación del número de delitos cometidos por cada mil habitantes en distintos rubros, con el siguiente resultado:

Como se puede observar, aun dividiendo el número de delitos entre la población correspondiente a cada año existe un incremento evidente de los mismos. Las cifras presentadas revelan que aun cuando la población creció, los delitos se incrementaron en una proporción aún mayor. Para determinar la magnitud de dicho crecimiento se tomó una fecha de referencia que parece particularmente relevante, el inicio del presente sexenio. Desde el 2009, los incrementos porcentuales se muestran en la hilera denominada “Incremento Porcentual Base 2009”

Como la tabla lo muestra con claridad, considerando la adecuación correspondiente al incremento poblacional, los delitos por cada mil habitantes muestran un crecimiento constante y por tanto es posible afirmar que la seguridad en el estado de Querétaro sufre un deterioro real. También es posible afirmar que la percepción de la población de mayor inseguridad en el estado es resultado de una mayor incidencia delictiva y no solo por la difusión que los medios dan de los mismos.

En particular, tomando como año de referencia el inicio del sexenio, el 2013 tuvo un incremento del 57.4% en el número de delitos cometidos. A octubre del 2014, última fecha en que se cuenta con registros de delitos esta cifra incrementó a 60.9% y si se considera la proyección de los delitos para el 2014 esta cifra podría haber llegado a un máximo histórico de 93.1%, casi el doble que al inicio del sexenio.