QUERÉTARO, Qro., 3 de octubre de 2014.- Después de la derrota el pasado martes frente al Atlas en el estadio Jalisco y previo a enfrentar a León en el Corregidora, Ignacio Ambríz reconoció que el triunfo es algo obligatorio, considerando los resultados poco favorables de las últimas fechas.

«Necesitamos hacer un muy buen partido para ganarle a un equipo que fue bicampeón y que
tiene la casta de los campeones».

Destacó que la urgencia en sacar buenos resultados se debe a que la aspiración es llegar a la liguilla sin complicaciones. «Estamos conscientes de que con una derrota quedamos muy abajo, pero al momento seguimos dependiendo de nosotros. Yo confío en los jugadores y vamos a defender el puesto en el que estamos para mantener aspiraciones de clasificar».

Mencionó que no deben caer en exceso de confianza, pues aunque el León no atraviesa por un buen momento, sigue siendo un rival peligroso con un buen técnico dirigiéndolos. «No se le están dando los resultados, pero si tú ves sus partidos se les ve esa intención de hacer gol primero. Han corrido con la mala fortuna de que les hacen un gol y tienen que ir contra corriente».

Sobre los Gallos, reconoció que están un poco desequilibrados y que los cambios tácticos no han sido del todo buenos, por lo que esta noche regresarán a las bases. Además, señaló que han cometido muchos errores y no han podido trabajarlos debido a las jornadas dobles que han jugado. «Estamos cometiendo errores defensivos que nos están costando. Vamos perdiendo y eso nos complica la posibilidad de jugar de otra manera».

Por último, pidió calma y confianza de que los buenos resultados y las victorias llegarán pronto. «Es normal que cuando ganas el mundo está contento y cuando no se dan las cosas haya frustración. Nosotros tenemos que meternos en esa dinámica de jugar bien, de agradar. Y lo vamos a hacer porque sé la calidad que tenemos».