El 24 de septiembre de 1964, el «Mercado Escobedo», mejor conocido así entre los queretanos, abrió sus puertas a una ciudad que contaba entonces con apenas 100 mil habitantes.