QUERÉTARO, Qro., 13 junio 2015.- La Secretaría de Salud del estado, puso en marcha un programa de difusión para la población y evite en la medida de lo posible afectaciones en su salud por deshidratación y diarrea.

Para ello, informó que  la medida de higiene más efectiva es el lavado de manos frecuente con agua y jabón: al llegar de la calle, antes de preparar alimentos, antes de consumirlos, después de tocar alimentos crudos, después de ir al baño y después de cambiar pañales.

Asimismo, si se opta por comer en lugares públicos se debe revisar que los establecimientos cuenten con instalaciones limpias. Los trapos para limpiar, los utensilios de cocina y la vestimenta de las personas que cocinan también deben encontrarse limpios, además deben usar cubrepelo, cubrebocas, uñas cortas, sin anillos, pulseras, etc.

Los baños deben estar limpios y deben contar con agua corriente, jabón (de preferencia líquido), papel sanitario, toallas desechables, depósito de basura con bolsa de plástico; y la basura que se almacene debe estar tapada y la recolección debe ser periódica.

Es importante recordar que la diarrea se caracteriza por evacuaciones frecuentes de heces sueltas o líquidas, en la cual existe una pérdida de sales (electrolitos como el sodio, cloruro, potasio y bicarbonato) que son importantes para mantener el estado de hidratación.

La diarrea suele ser un síntoma de infección del tracto digestivo ocasionada por virus, bacterias o parásitos que se adquieren al consumir agua o alimentos contaminados, o bien, de una persona a otra por una higiene inadecuada, por vía fecal-oral (ano-mano-boca).

Los bebés, los niños, los adultos mayores y los enfermos tienen mayor probabilidad de deshidratarse al padecer enfermedad diarreica. Los síntomas de deshidratación son: boca reseca, letargo, ausencia de lágrimas, ojos hundidos, ausencia o disminución de la orina.

Si se trata de un menor de edad se recomienda continuar la lactancia materna si se trata de un bebé. En caso de que ya esté recibiendo alimentos sólidos, continuar con su alimentación habitual, ofreciendo alimentos con mayor frecuencia. Dar de comer y beber después de la diarrea y estar al pendiente de que no se deshidrate. Si usa pañal, asegurarse de cambiarlo con frecuencia y depositarlo en botes de basura con tapa.

Por último, en el estado de Querétaro, en lo que va de 2015 se han registrado en las instituciones de salud del sector público 39 mil 89 casos de enfermedades diarreicas agudas; siendo los más afectados los menores de 5 años de edad, con 8 mil 870 casos.