VATICANO., 13 de mayo de 2016.- Por primera vez una pequeña delegación representará al Vaticano en la ceremonia de inauguración de unos Juegos Olímpicos, gracias a la invitación especial del comité organizador de los juegos que este año tendrá como sede Río de Janeiro (Brasil) del 5 al 21 de agosto.

Según un comunicado, el subsecretario del Pontificio Consejo de la Cultura, Mons. Melchor Sánchez de Toca, dijo que se trata de una comitiva de carácter institucional y no para participar en el evento deportivo. Señaló que la invitación es fruto del vínculo reforzado en los últimos tiempos entre la Santa Sede y el Comité Olímpico Internacional (COI).

«El COI será uno de los patrocinadores del gran encuentro que tendrá lugar en octubre próximo en El Vaticano sobre el tema deporte y fe, y han querido, como una deferencia, invitar a una delegación de tres personas a la apertura de los Juegos de Río», explicó.

Mons. Sánchez de Toca destacó que puede existir un «beneficio recíproco muy grande», ya que la Iglesia puede «aprender mucho» del mundo del deporte y de sus valores; así como aportar aspectos positivos al mundo deportivo que, muchas veces, «se ve amenazado por dinámicas extrañas».