TEQUISQUIAPAN, Qro., 16 de junio de 2014.- Personal de la Comisión Estatal de Caminos (CEC),  logró demoler la roca que se encontraba en un cerro ubicado a un costado de la Carretera Estatal No. 200 Querétaro–Tequisquiapan, la cual representaba un riesgo para los automovilistas debido a posibles derrumbes.

El monolito, el cual tenía un peso alrededor de 150 toneladas, tuvo que ser derribado en varias etapas comprendidas en 3 días debido a la complejidad que presentaban los trabajos, sin embargo debido a los esquemas de trabajo planeados, se pudo ejecutar sin ningún incidente.

Las actividades comenzaron el pasado martes 10, día en el cual se conformó la rampa para el acceso a través de la utilización de un tractor que se encargó de colocar, sobre esta plataforma, el mismo material desprendido para habilitar la zona de trabajo de la excavadora.

Para el miércoles 11, se derribaron las partes más peligrosas de esta rocas, esto a través de la utilización del martillo hidráulico que dividió la piedra en pequeños fragmentos para su retiro.

Para el siguiente día los trabajos se centraron en el retiro de rocas y escombros sueltos. Se necesitó realizar alrededor de 130 viajes en camiones de volteo para su despeje, es decir 1,820 m3 de material pétreo recogido, lo que en peso se traduce en 3,337 toneladas.

Las labores por esta demolición comprendieron alrededor de 40 horas de trabajos efectivos, actividades que ahora garantizan la seguridad para los automovilistas que circulan por esa zona.

En estos trabajos participaron trabajadores de la CEC, entre ingenieros, residentes de obra y operarios, así como Protección Civil del Estado de Querétaro, Policía Estatal, Seguridad Pública Municipal de Tequisquiapan y su H. Cuerpo de Bomberos, así como Protección Civil de Hidalgo, quienes trabajaron en forma conjunta para llevar a cabo esta labor.