Los cursos que se impartieron fueron en el marco del proyecto “Tecnologías Apropiadas para Comunidades UAQ”.

QUERÉTARO, Qro., 12 de julio de 2015.- Como parte del trabajo de extensión que realiza la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), la Dirección de Vinculación Social (DVS) amplió su labor comunitaria en Arroyo Seco, donde instauró una Unidad que permite establecer una colaboración entre esta institución y la población de dicho municipio.

La intervención por parte de la DVS es acorde a los trabajos que esta Casa de Estudios desarrolla en la región de la Sierra Gorda por medio de su Centro de Investigación y Desarrollo en Materia Agrícola, Acuícola, Pecuaria y Forestal (CIDAF).

El propósito que se tiene con esto es generar un espacio para fomentar el intercambio de experiencia y saberes, promover el diálogo entre los diversos actores de la región e impulsar procesos organizativos orientados al desarrollo sustentable de la región.

Es así que la Coordinación de Proyectos Rurales de la DVS implementó el programa “Tecnologías Apropiadas para Comunidades UAQ”, por medio del cual impartió cuatro talleres sobre Agroecología, Medicina Tradicional, Nutrición y Bicimáquinas; los cuales tendrán seguimiento y se buscará que la población replique y difunda el conocimiento en sus localidades.

La responsable de esa coordinación, Antrop. Natali Danahe Santiago Amezcua, informó que en los procesos formativos participaron alrededor de 200 personas de 21 comunidades de Arroyo Seco. Algunos de los cursos que se realizaron en Concá, también ya se llevaron a cabo en El Jardín y en el Puerto de Ayutla.

El taller de Agroecología lo impartió el Biol. Víctor Peña, egresado de la Facultad de Ciencias Naturales (FCN); estuvo enfocado a la soberanía alimentaria de la zona, a realizar procesos amigables con el medio ambiente que también correspondieran a la situación económica de la gente y al rescate de sus tradiciones.

La Fil. Judith Sarai Soto García, egresada de la Facultad de Filosofía, ofreció el taller de Medicina Tradicional, priorizó el rescate de los usos de plantas medicinales y compartió técnicas para hacer jabones, tinturas y jarabes.

El taller de Nutrición lo dieron Ana Karen Rojas Flores, Martha Gabriela Dueñas Rea y Jairo Eduardo Díaz Hernández, egresados de la FCN. Los universitarios abordaron temáticas de salud y técnicas de aprovechamiento y transformación de alimentos de la región, con un valor agregado.

El curso de Bicimáquinas estuvo a cargo del Ing. Néstor Torres, egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, quien facilitó la generación de un bicidesgranador –de impacto familiar- y de una bicibomba –de repercusiones comunitarias. Al respecto, la Facultad de Ingeniería se sumará al proyecto para mejorar, diseñar y generar prototipos de otras bicimáquinas.

“La idea de ‘Tecnologías Apropiadas para Comunidades UAQ’ era crear un grupo inicial para conformar un Comité Comunitario, pues no se trata de llevar cada semestre maestros de la Universidad; sino de empoderar a las comunidades y que su misma población aprenda y asuma el compromiso de compartir sus conocimientos”, aseguró la Antrop. Santiago Amezcua, quien añadió que el interés es que estas iniciativas tengan el potencial de generar proyectos productivos.

A la ceremonia de clausura de estos cursos acudió la directora de la FCN y el coordinador del CIDAF, Dra. Teresa García Gasca e Ing. Fernando Rocha Mier, respectivamente; el Dr. Urso Dávila, coordinador del módulo Pecuario del CIDAF; el Sr. Antonio Gómez, delegado de Concá; el Mtro. Gonzalo Guajardo González, director Vinculación Social de la UAQ; así como alumnos prestadores de Servicio Social, entre quienes se encontró Roberto Martín Botello Trejo de la Facultad de Derecho.