Se trabaja en un diplomado con carácter de obligatorio para todos los servidores públicos del estado para sensibilizarlos sobre los derechos para los grupos indígenas

QUERÉTARO, Qro., 2 de marzo de 2016.- El estado pasó de cinco o seis traductores indígenas certificados para salud y justicia que había el año pasado, a un listado de quince intérpretes, señaló la diputada local Atalí Sofía Rangel.

Para impulsar esta certificación, la diputada anunció que se trabaja en un diplomado con carácter de obligatorio para todos los servidores públicos del estado para sensibilizarlos sobre los derechos para los grupos indígenas.

Aunque no dio a conocer los detalles de este diplomado, puntualizó que se pretende trabajar con todos los trabajadores de gobiernos municipales y estatales, para que se cuente siempre con la presencia de traductores indígenas y se respeten sus derechos, sobre todo cuando se trata de aspectos de salud o de justicia.

“Es un diplomado que me gusta mucho recalcar de carácter obligatorio, tanto de los gobiernos municipales como estatal, que los tomemos, para que en el momento en que se tome su declaratoria, sean respetados, cuando lo bajen de una camilla, que en ese momento, aunque no vean una vestimenta indígena, tengan la sensibilidad de preguntar: ¿necesitas un intérprete?”, subrayó.

Sostuvo que entre los delitos por los que más se señala a los indígenas destacan los homicidios y los robos, pero se requiere siempre la asistencia de un intérprete.

La presidenta de la Comisión de Asuntos Indígenas de la Legislatura Local destacó que con ese diplomado se incentivarán los derechos de los pueblos indígenas en todo el estado.