SAN JUAN DEL RÍO, Qro., 23 de enero de 2014.- Erick Hernández Mendoza y su ayudante Benito González Reséndiz, resultaron lesionados tras las agresiones a balazos que sufrieran de parte de un comando armado, presentando heridas en sus extremidades inferiores, pero lograron evitar el atraco.

Estos hechos se registraron la madruga de este día sobre la carretera federal No 45, Huichapan-Palmillas, presumiéndose de que fue por un largo trayecto, hasta llegar cerca del municipio hidalguense.

Los lesionados, se dijo, al momento de que fueron atendidos por los cuerpos de emergencia de Huichapan, presentaban choque hipovolémico, por la pérdida de sangra e hipotermia por el frío que se sentía a esa hora dela madrugada.

Se informó que los agraviados circulaban normalmente a bordo del tráiler marca Kenworth, en color blanco, con las placas de circulación 378 ER 8 para el servicio público federal, por la carretera federal.

Las víctimas de la delincuencia señalaron que al estar circulando por el lugar de entre las penumbras salió un automóvil  marca Dodge, tipo Neón, cuyos ocupantes le marcaban el alto, además de que se emparejaron a la pesada unidad, mostrando sus armas.

Pese a ello, el trailero y su acompañante no presentaron mella ante la situación y sin dudarlo continuaron con su marcha, lo que molestó a los maleantes y lo que los motivo a activar sus armas contra los trabajadores.

Erik Hernández de 30 años y operador del tractocamión presentaba dos impactos de bala una en cada pierna, en tanto su ayudante, Benito González solo uno y en su extremidad izquierda.

Tras su frustrado intento, los amantes de lo ajeno decidieron darse a la fuga y evitar un encuentro con la policía, tomando rumbo desconocido.

Fue otro automovilistas quien al presenciar parte de las agresiones solicitó el apoyo de los cuerpos de auxilio para que los lesionados fueran atendidos, siendo trasladados a un hospital de Huichapan, Hidalgo.

A los pocos minutos, arribaron paramédicos de la Cruz Roja en Huichapan, brindando de inmediato los primeros auxilios a las víctimas de los piratas del asfalto, una vez estabilizadas, fueron trasladadas a un hospital para su atención.

Al recibir el reporte del intento de asalto a transportista, las corporaciones policiacas hidalguenses implementaron sus respectivos operativos de búsqueda y localización, sin que se lograra dar con el comando de sujetos armados.