ZIHUATANEJO, Gro., 18 de junio de 2014.- Con trabajo físico-táctico, Gallos Blancos continúo su preparación en las playas guerrerenses ante un clima que fue benévolo, después de las altas temperaturas que se habían presentado en los últimos días.

 

Ignacio Ambríz trabaja en afinar su estilo de juego y acentúa la dinámica de cada uno de los ejercicios para que las nuevas incorporaciones se vayan adaptando a las formaciones tácticas que utiliza.

 

Con hora y media de entrenamiento matutino, la intensidad volvió a ser la constante y el desgaste en los jugadores es evidente. Cada ejercicio va encaminado a retomar mejor forma física, que es la parte esencial de esta etapa. La disposición de cada jugador se destaca porque nadie renunció a cada uno de los esfuerzos físicos.

 

La metodología no se pierde y Nacho separó del grupo a jugadores como Jonathan Bornstein y Raúl Rico para explicarles los movimientos que necesitan hacer en su zona de cobertura, la parte defensiva.

 

Este martes se bajó la carga de trabajo, con dos sesiones en lugar de tres, pero se mantuvo el ritmo de los ejercicios. Los jugadores que vivieron el mismo trabajo el año pasado comentaron que no hay diferencia. Por la tarde, el equipo entrenó en el campo de golf público, recorriendo el mismo a trote por lapso de 25 minutos para después realizar trabajo de fuerza y potencia, con un poco de recreativo.

 

Nadie se queja, no hay molestias musculares en ninguno de los jugadores, algunos salen con un poco de hielo en alguna rodilla, pero es producto de operaciones que sufrieron hace poco tiempo, como es el caso de Antonio Naelson «Sinha» y Mario Osuna.

 

Camilo Sanvezzo, por su parte, aseguró que el equipo ha asimilado muy bien el trabajo físico y que ha sido muy importante que el grupo se vaya entendiendo e integrando en todos aspectos. «Para nosotros saber lo que Nacho quiere es muy importante para el inicio del próximo torneo».

 

Agregó que en Brasil es muy distinto el trabajo que se realiza previo a un campeonato. «Es un trabajo poco más corto porque no tenemos tanto tiempo, pero ahora qué bueno que tenemos tiempo por las personas nuevas que llegaron».

 

El paulista aseguró que la base física que les deje el trabajo de playa será muy importante para evitar lesiones en el futuro.