MÉXICO, 21 DE JULIO 2017.- Las condiciones laborales de los trabajadores domésticos en México son muy precarias debido a que la mayoría no cuenta con un contrato escrito, no tienen acceso a servicios de salud, y en el mejor de los casos reciben como ingreso por su salario hasta dos salarios mínimos o menos, de acuerdo con un reporte presentado por el Inegi a propósito del día internacional del trabajo doméstico el próximo sábado 22 de julio

En nuestro país hay 2 millones 480 mil personas ocupadas en el trabajo doméstico remunerado, cifra que representa el 4.8% del total de ocupados, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) correspondientes al primer trimestre de 2017, informa el INEGI.

De cada 100 ocupados en esta actividad, 90 son mujeres. Destaca que, en ocupaciones como empleados domésticos, cuidadores de personas, lavanderos, planchadores y cocineros domésticos, la presencia de mujeres se incrementa a más de 93 mujeres de cada 100 trabajadores.

En contraste, la mayor presencia de hombres se ocupan como choferes, vigilantes, porteros y jardineros, todos en casas particulares, con porcentajes superiores a 94.4% de los ocupados.

La disponibilidad de contar con un contrato que formalice la relación laboral es determinante en cuanto a la protección legal de los derechos de los trabajadores, en ese sentido 99 de cada 100 ocupados en esta actividad se encuentran laborando sin contrato escrito.

De acuerdo con la duración de la jornada laboral, 59.5% de las mujeres ocupadas en este tipo de actividades cumplen jornadas menores a 40 horas y 38.6% trabaja 40 horas o más a la semana; en tanto que siete de cada 10 hombres en estas ocupaciones labora 40 horas o más a la semana.

De acuerdo con los ingresos que perciben los ocupados como trabajadores domésticos, la mayoría (76.5%) recibe como ingreso por su trabajo hasta dos salarios mínimos o menos.

LEER MÁS AQUI