AUSTRALIA, 3 de noviembre 2016.- Primer acto: un usuario de Youtube publicó un video en el que se observa la intromisión de un canguro en su casa rodante mientras pasaba momentos tranquilos con sus dos hijos y su esposa. Lo curioso es que el didelfo o marsupial no quería abandonar la caravana, y luego de varios intentos por correrlo, el dueño del hogar terminó por darle de comer hasta que el animal regresó a la intemperie. Informa Sin Embargo.

Segundo acto: un día después, el amable hombre que buscó deshacerse del canguro se encontró con una escena inusual. Afuera de su casa rodante había una cola de didelfos que aguardaban a ser atendidos por el chef en turno. Lo increíble de esto es que los marsupiales en cuestión parecieran aguardar pacientes y en orden, quizá algo que los seres humanos debiéramos aprender de esta encomiable especie animal.

Lee más aquí