ESPAÑA, 16 de julio del 2016.- Las Pamplonadas o encierros en San Fermín nos remiten a una arriesgada tradición donde toros corren desbocados mientras valientes o locos aficionados les siguen, sin embargo, ahora los niños también disfrutan de esta pasión de una manera muy peculiar.

En Santillana del Mar, una localidad de Cantabria, España, se realizó por primera ocasión un encierro donde participaron pequeños seguidores de esta festividad, obviamente guardando precauciones y usando grandes astados inflables.

Por las calles empedradas se pudo ver a chicos y grandes corriendo ante el asedio de los toros de plástico que corrían controlados por una persona en su interior.