Descomposición acelerada

Pablo Hiriart

Digan lo que digan, no es grato que el Presidente de la República se ponga a berrear como chivo o como oveja en una conferencia de prensa en Palacio Nacional.
Hugo Chávez cantaba rancheras en sus discursos. Nicolás Maduro piaba como pajarito. Y ahora el Jefe del Estado Mexicano imita balidos de chivos o corderos, en tres ocasiones, ante los medios de comunicación.
Hay descomposición en las formas y en el fondo.
Comparar a los periodistas con perros a los que él les quitó el bozal es una ofensa artera.
¿Perros? Con bozal o sin bozal el sujeto es el mismo: un perro.
Aunque se trate de un criminal, el Presidente de la República no lo puede llamar perro.
No puede ser que López Obrador dirija al país con esa carga de veneno e incurra en disparates que ofenden el sentido común.
El fin de semana anunció que no iba a permitir un golpe de Estado en su contra. ¿Qué le pasa?
Inventa enemigos para tapar sus graves errores que tienen al país postrado en lo económico y en manos del narco en diversos estados, porque él ordena retirada.
Dijo que a Madero lo derrocaron porque no construyó una base social que lo protegiera. Así es que este invento del golpe de Estado es una justificación para movilizar a su gente contra los que piensan distinto.
Hace igual que Chávez, que Maduro, que Evo Morales, quienes con el pretexto de supuestos golpes de Estado en ciernes atizaron la venganza contra sus adversarios y se perpetúan en el poder.
Aquí el único golpe de Estado que ha habido se acaba de dar en Baja California, donde el gobierno de Morena extiende tres años su mandato, en contra de la Constitución.
El golpe contó con el aval del presidente López Obrador que mandó a su secretaria de Gobernación a Mexicali para atestiguar la violación del periodo para el cual Bonilla fue electo, y darle su respaldo al gobernador golpista.
A los medios de comunicación los llamó amarillistas, manipuladores, (que) anteponen sus intereses a los de la ciudadanía, por informar de la inseguridad y violencia.
Así son los autócratas o aspirantes a dictadores.
Le molesta, le irrita a López Obrador que se diga que en once meses de su gobierno van 30 mil asesinatos. Pero es la realidad.
Ordenó al secretario de la Defensa Nacional revelar la existencia del Grupo de Análisis de Información del Narcotráfico (GAIN), y el nombre del supuesto encargado del operativo en Culiacán.
¿De qué lado está López Obrador? ¿De las instituciones de la República, o de las bandas criminales?
Cuando se le preguntó si le pondría seguridad especial al teniente coronel en riesgo de que lo asesinen porque es el cerebro de las detenciones y pesquisas de los jefes de los cárteles, respondió que “va a tener la protección que tenemos todos”.
Sigue creyendo que los va a desarmar con mensajes a sus mamás para que los regañen.
Es irracional calificar de positiva la operación en Culiacán porque “se salvaron vidas”. Ahí murieron doce personas, soltaron al jefe del narco y lograron que se fugaran 55 de ellos de la cárcel.
Y para el Presidente fue positivo.
Un general de División, ante el secretario de la Defensa y otros compañeros de armas, alertó del riesgo de encaminarnos a un Estado fallido y que se gobierna de una forma (polarización) que choca con los valores en que los soldados fueron educados.
Al principio López Obrador desestimó el mensaje. Y dos días más tarde habló de “golpe de Estado”.
¿Con quiénes conversó que lo hicieron cambiar diametralmente de opinión en menos de 48 horas?
El Presidente está rodeado de una corte de radicales que influyen en él y lo afiebran hasta el delirio de ver golpistas y “perros” donde sólo hay preocupación genuina por el rumbo del país.
Tiene oídos para ellos y no para colaboradores sensatos que hay en su equipo y le ayudaron a ganar arrolladoramente la Presidencia con una estrategia de moderación.
La inercia de López Obrador y del grupo de radicales que lo influencia nos lleva, directamente, al enfrentamiento entre mexicanos.
Él lo ve como un designio histórico (liberales contra conservadores, Madero, y ahora López Obrador), pero México no se merece eso. Ni martirios, ni golpes de Estado ni enfrentamientos. Democracia y prosperidad, sí.
Pero no quiere ninguna de las dos. Ahí están los hechos.         
Resulta incomprensible que el Presidente diga que “la economía va bien”, luego del impresentable (no) crecimiento de la economía: 0.0 por ciento en este año.
“Estamos poniendo orden” en la economía dijo el viernes, luego de recibir un país con crecimiento de 2.5 por ciento y que él y sus erradas obsesiones tiraron a cero en menos de un año.
López Obrador le llama orden a lo que es naufragio.
Hacienda informó el jueves que para acabar el año echarán mano de 150 mil millones de pesos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios, que le dejaron los “neoliberales” para desastres, gastos imprevistos e inevitables.
Se quedaron sin recursos porque se les cayó la recaudación del ISR y del IVA. Es la falta de crecimiento de la economía que López Obrador dice que va bien. Recortes presupuestales, despidos y menos empleos nos esperan el próximo año.
No crecemos porque no hay inversión. El INEGI muestra la caída imparable en la confianza empresarial.
Pero el Presidente, en lugar de corregir, sigue su carrera hacia la confrontación.