QUERÉTARO, Qro., 25 de junio de 2020.- En el Instituto de Ingeniería de la UNAM, Campus Juriquilla ya cuentan con la herramienta para detectar la presencia del virus que causa la COVID 19 en aguas residuales, sólo falta que la autoridades, como la Comisión Estatal del Agua, les permitan implementar esta herramienta de utilidad para ubicar las zonas en las que hay huella genética del virus.

El doctor Germán Buitrón explicó que ya han monitoreado con éxito la presencia de material genético que prevalece en las heces fecales, lo que los llevaría a ubicar en qué zonas, municipios, colonias, fraccionamientos o edificios habita gente contagiada de COVID 19, una semana antes de que se presenten los síntomas en las personas.

“Se puede saber cómo está la situación, si hay presencia genética del virus en una zona donde convergen las aguas residuales, lo que nos indica que hay gente enferma en esa zona, ya que tenemos estudios que han demostrado que se pude predecir una semana antes cuando llegará el pico, ya que cuando llega el pico al agua, una semana después llega el pico a los hospitales, algo que está demostrado en los hechos y mediante modelos matemáticos”, revela el doctor Germán Buitrón, investigador en aguas residuales en la UNAM, Juriquilla.

Continúa en AM