MÉXICO, 9 DE JULIO 2017.- La escena sólo dura cuatro segundos, pero fueron suficientes para enojar a los vecinos de Ensenada, Baja California.

Y es que en el tercer capítulo de la serie Chapo, transmitido por Netflix, aparece una mansión de fachada blanca, techo de dos aguas y rodeada con jardines y palmeras, refiere la BBC.

El programa cuenta la vida de quien fuera uno de los fundadores del Cartel de Sinaloa, y durante varios años uno de los delincuentes más buscados del mundo.

Según el programa el edificio de paredes blancas es la lujosa residencia donde vive Joaquín Guzmán Loera, «El Chapo».

Para los habitantes de la ciudad el edificio es un motivo de orgullo. Y por eso la indignación.

Los millones de televidentes de Netflix pueden creer, señalan, que el principal icono de la ciudad se conozca como la residencia del exlíder del Cartel de Sinaloa y no como un recinto dedicado a las artes y la convivencia pacífica de la ciudad.

LEER MÁS AQUI