MADRID., 19 de marzo de 2018.- El Real Madrid ganó 6-3 al Girona en un partido eléctrico en el que apareció la mejor versión de Karim Benzema, que renació para apoyar al insaciable Cristiano Ronaldo, autor de cuatro goles que, unidos a los de Bale y Lucas Vázquez, sirvieron para doblegar a un gran rival. Informa EFE.

El delantero francés respondió a la intacta confianza de Zinedine Zidane, quien los siguió alineando pese a malas actuaciones, rechiflas de los aficionados y su sequía goleadora.

En la primera parte, el equipo blanco chocó contra un rival que igualó la propuesta madridista. Las dos propuestas chocaron como trenes, pero primero golpeó el cuadro madridista, con diez minutos iniciales verticales y vertiginosos agilizados por Asensio, con la ayuda de la mejor versión de Benzema, el hambre de Cristiano y la velocidad de Lucas y Kovacic.

Continúa aquí