ESTADOS UNIDOS, 27 de octubre 2019- El presidente de EE UU, Donald Trump, ha anunciado este domingo la muerte del líder del Estado Islámico (ISIS, en inglés), Abubaker al Bagdadi, en una operación militar en el noroeste de Siria.

Al Bagdadi, uno de los terroristas más buscados del mundo, proclamó en 2014 el califato del ISIS que durante los siguientes tres años de apogeo se extendería por Irak y Siria, sembrando el terror con ejecuciones masivas e imponiendo su versión radical del islam, dice El País.

«Era un hombre enfermo y depravado, y ya se fue», ha dicho Trump, en un mensaje televisado a la nación. «Murió como un perro, murió como un cobarde. El mundo es hoy un lugar mucho más seguro».

El presidente ha asegurado que no ha habido bajas estadounidenses en la operación, que comenzó hace «un par de semanas» y concluyó el sábado con Al Bagdadi acorralado, detonando el cinturón explosivo que llevaba. Sí ha habido, en cambio, un «buen número» de bajas entre los compañeros del líder del ISIS. Las fuerzas especiales estadounidenses se han incautado de numerosa información sensible relacionada con el grupo terrorista, ha explicado Trump.

El asalto al complejo residencial en el que se encontraba Al Bagdadi, a menos de cinco kilómetros de la frontera con Turquía, fue ejecutado por 50 y 70 efectivos de la Fuerza Delta y los Rangers del Ejército de Estados Unidos. En la operación también participaron seis helicópteros de combate que partieron desde Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí.