CIUDAD DE MÉXICO, 6 de febrero de 2020.- Luego de mandar «a la chingada» a los ciudadanos que no son de Aguascalientes para su atención médica, el gobernador Martín Orozco reconoció que es su obligación constitucional.

«Esta mañana pronuncie una palabra que sin duda no fue la más adecuada (a la chingada), pero el objetivo central era respaldar con todo, dar un servicio de calidad, prontitud y con una gratuidad progresiva a los aguascalientenses», indicó el gobernador.

En un video publicado en sus redes sociales, añadió que los gobernadores deben tomar decisiones responsables, para cubrir el servicio de salud de los ciudadanos del estado que representan.

Más información Aquí