MÉXICO, 24 de junio 2020- Mara Gómez Pérez presentó al Senado su renuncia como titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) en la que reveló que la institución se pervirtió y se convirtió en un negocio, ya que la protección a víctimas fue reemplazada por una forma clientelar, centrada en el reparto de recursos de dinero “para pagar la falta de verdad y justicia”, además hay quienes se resisten al cambio y Andrés Manuel López Obrador.

En una carta dirigida al Senado y al presidente, Gómez Pérez afirmó que dio la batalla para cambiar a la CEAV, “sin embargo, no se puede transformar una institución y atender eficazmente las responsabilidades que le competen, si no se cuenta con el apoyo necesario, tanto económico como institucional”.

Aseguró, incluso, que hay quienes no están dispuestos a renunciar a componendas y abusos, quienes se aferran a los privilegios que indebidamente han tenido por años.

“Quienes se han empeñado en malinformar al Presidente de la República, a los funcionarios y a la opinión pública, tanto a través de las redes sócales como en medios de comunicación”.

Se convirtió en un negocio

“En un país con altos niveles de impunidad, la CEAV se convirtió en un negocio para algunos abogados particulares que, indiferentes ante el dolor, se acercaron a las madres que buscan a sus hijos desaparecidos y a otras víctimas para litigar contra la CEAV y así obtener honorarios millonarios de hasta el 60% de las compensaciones entregadas”, acusó.

Dijo que en administraciones anteriores se pretendió convertir la reparación integral en sinónimo de dinero, repartido de forma discrecional, sin transparencia ni rendición de cuentas.

“No sorprende que en estas condiciones, también se haya querido hacer a la CEAV, patrimonio y botín de intereses políticos”, indicó.

Aseguró que ese diagnóstico fue reportado a la Junta de Gobierno y a la Asamblea Consultiva de la CEAV, por lo que se realizaron  12 auditorías, de las cuales la mitad se concluyeron con numerosas observaciones y otro tanto siguen en curso.