México ante la disyuntiva de elegir al menos perjudicial
En las buenas democracias la ciudadanía vota al mejor
Morena y Napito se disponen a abolir la reforma laboral

Hoy la nota la dará el lector con sus conclusiones.

Vayamos al planteamiento.

Como reportero, escucho una pregunta recurrente:

-¿Qué tipo de democracia tenemos en México?

Sin ser experto, pero con datos obtenidos en decenios de observación informativa, hago una reflexión muy primaria:

En un país de altísimo desarrollo político y con tradición de honrar la voluntad popular, es lógico ver a varios prospectos en pos del poder con magníficas propuestas de gobernanza y desarrollo.

Su variedad e impacto hacen difícil a la ciudadanía por quién optar, pues todos los candidatos y partidos tienen ideas atractivas, maravillosas, viables, sin demagogia ni manipulación.

Así crecen las naciones.

Aunque, es obvio hacer excepciones, el mundo transita una época de sorpresas como la inexplicable elección de Donald Trump, de graves consecuencias mundiales.

O los nacionalismos y avance de la derecha en países de Europa.

DISYUNTIVA: ¿REGULAR O MALO?

En una democracia de nivel medio las expectativas son menores.

En esos países los votantes tendrán dudas, pero a pesar de todo encontrarán candidatos medianamente atractivos y su disyuntiva es escoger al menos malo.

A pesar de las crisis y los populismos latinoamericanos, en el subcontinente encontramos ejemplos de este modelo y acaso el mejor ejemplo sea Mauricio Macri en Argentina.

Pero en una democracia de peor grado, era elector llega a la urna con un desencanto inevitable: sufragar por quien haga menos daño a su país, por el menos demagogo o el menos populista.

No nos referimos, porque estarían en un nivel inferior, a gobernantes como Venezuela y Nicaragua, cuyos mandatarios Nicolás Maduro y Daniel Ortega no dan opción a su pueblo.

Por no hablar de Cuba, ahora en ruta hacia un castrismo sin los Castro -Fidel y Raúl-, como la patria de Simón Bolívar sufre su peor chavismo sin Hugo Chávez.

Como este texto se elaboró antes del debate de anoche entre los candidatos presidenciabes, viene la respuesta del lector:

-¿Qué tipo de democracia tiene México a la luz de las propuestas, descalificaciones, ideas e incoherencias de nuestros cinco prospecto?

Peor aún:

-¿Al final sólo habrá dos para una elección del menos dañino para la nación?

NAPITO Y LA AGENDA DE MORENA

1.- A Napoleón Gómez Urrutia no le preocupan las acusaciones.

Está seguro de llegar al Senado de la República y ya prepara una larga agenda, cuyo primer paso es abolir la reforma laboral aprobada a principios del actual sexenio.

Luego va por leyes reglamentarias para acabar con los subterfugios para contratos de protección y sindicatos blancos.

2.- Lo advertimos aquí hace varias semanas:

La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) dilapidaría más de 30 millones de dólares por el mal manejo de su equipo Lobos.

No podía ser de otra manera si el rector Alfonzo Esparza encomendó el equipo de Primera División y ni siquiera organizó la celebración cuando hace un año lograron el ascenso.

Encomendó a su hija viajera Luza el manejo del equipo pero, refieren los jugadores, ni siquiera el entrenador del ascenso, Rafael Puente hijo, tenía derecho de audiencia.

Y 3.- alguien debiera registrar el planteamiento del senador chiapaneco Luis Armando Melgar, quien pide blindar las zonas económicas especiales.

Los frutos ya se ven en Chiapas con agroindustrias, empresas de autopartes, pulpa, papel y proyectos electrónicos.