QUERÉTARO, Qro., 28 de marzo de 2019.- Desde agosto del año pasado a la fecha, se han presentado 22 quejas ante en la Unidad de Atención a Violencia de Género de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

De ese total, 13 se ingresaron a procesos y nueve fueron desechadas, ya que no constituían violencia de género.

De las 22 quejas, 18 fueron presentadas por alumnas, tres por personal administrativo y una por personal docente.

De las quejas, seis llegaron a resolución; una se ha resuelto por procedimiento restaurativo; y cinco fueron proceso sancionador.

También, seis quejas constituyeron materia del ámbito penal y tres fueron canalizadas a las instancias correspondientes.

La rectora de la UAQ, Teresa García Gasca, informó que todas las quejas han sido atendidas, las cuales en su mayoría han sido presentadas por estudiantes, y en menor número, por administrativos y maestras de diversas facultades como derecho, medicina y psicología.

Consideró que antes los casos de denuncias que se han hecho por parte de la comunidad universitaria a través de las redes sociales, siempre es necesario que la persona que sufre la violencia presente la queja de manera formal ante la Unidad de Atención a Violencia de Género, a fin de que la autoridad universitaria pueda actuar al respecto.

Añadió que actualmente hacen una revisión del protocolo de atención que implementa la universidad, pues detectaron áreas de mejora.

Asimismo, la rectora de la Máxima Casa de Estudios, lamentó que este tipo de movimientos han realzado el discurso de odio e intolerancia que ya también afecta a los hombres.

Por ello, sostuvo que el feminismo se debe mediar y no caer en el extremo, pues este genera un discurso de intolerancia que provoca que no haya empatía, ni diálogo.

Durante la sesión del Consejo Universitario, la consejera estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, leyó un pronunciamiento en el que se repudia todo acto de violencia estructural, institucional, física, verbal, psicológica, sexual y cibernética en contra de las mujeres que forman parte de la UAQ.

El documento denunció negligencia de la institución, sus respectivas comisiones y los representantes que la conforman en materia de prevención y atención a la violencia de género en la UAQ.

Por ello, se exigió que se salvaguarde la integridad física y psicológica de las víctimas de la violencia, así como el seguimiento de sus casos apegado al protocolo de actuación e intervención en materia de violencia de género de la universidad.

Este pronunciamiento estuvo avalado por 420 firmas de alumnas de la Facultad en mención.