MÉXICO, 26 de agosto del 2016.-  Mientras continúan las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), las autoridades decidieron hacer una especie de paréntesis en la evaluación del desempeño profesional docente, una de las partes de la reforma educativa que la disidencia magisterial más ha objetado, informó La Jornada.

La Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) anunció ayer que hará modificaciones al modelo aplicado en 2015. Informó que este año las autoridades no seleccionarán a quienes serán examinados y que ese trámite es voluntario, excepto para los profesores que obtuvieron malos resultados el año pasado. A partir de 2017, ya con cambios, el proceso evaluatorio continuará siendo obligatorio.

‘‘La primera evaluación fue técnicamente válida y sus resultados son justos’’, aseguró la presidenta del INEE, Silvia Schmelkes, al hacer el anuncio de las adecuaciones. Así que quienes fueron evaluados en 2015 y obtuvieron resultados insuficientes, unos 24 mil profesores, deberán evaluarse este año. En 2016 la evaluación es obligatoria sólo para ellos. Para el resto, entre quienes están los maestros que quieran una promoción o recibir algún estímulo, y los que quieran ser evaluadores, será voluntaria. Y los que no se apunten a los exámenes no serán sancionados. Pero a partir del inicio del curso escolar 2017, a todos se les irá evaluando obligatoriamente.

Más información AQUÍ