CIUDAD DE MÉXICO, 15 de octubre de 2018.-  Al hacer énfasis en que la brecha entre ser indígena y no serlo es enorme, el Ombudsperson nacional, Luis Raúl González Pérez advirtió que hay 3.2 millones de personas indígenas que viven con 3 o más carencias sociales y sin la capacidad económica para adquirir la canasta básica, lo que las ubica en pobreza extrema, por lo cual el objetivo constitucional de igualar las oportunidades es aún un reto pendiente.

Durante su participación en la Presentación del Informe de la Visita a México de Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas, destacó la gravedad de la discriminación por origen étnico en México, ya que el 65 por ciento de la población mayor de 18 años considera que poco o nada se respetan los derechos de las personas indígenas y que los integrantes de esos pueblos y comunidades son discriminados y están en desventaja con el resto de la población para gozar de igualdad de oportunidades.

Más información Aquí