QUERÉTARO, Qro., 1 de abril de 2020.- Los sacerdotes en la Diócesis de Querétaro podrán impartir una absolución general durante la contingencia sanitaria cuando las condiciones impidan otorgarla de manera individual, anunció el vicario general de la Diócesis de Querétaro, Martín Lara Becerril.

Se impartirá la absolución general, por tanto, en hospitales, casas de asistencia, hogares en cuarentena y cualquier otro lugar en el que resulte necesario.

“Si fuera el caso que se necesitara la confesión de los pacientes, se da la absolución general. En un lugar particular del hospital se reúne a los fieles, quien quiera recibir la absolución, se les invitará a pedir perdón de sus pecados y se les dará la absolución general, es decir, sin confesión individual de los pecados… tiene que ser con todos los cuidados de higiene, desde luego, el sacerdote no puede entrar hasta allá, el sacerdote tiene que hacerlo a través de un megáfono, de un micrófono, donde puedan los fieles escuchar la absolución, eso es lo que tendríamos que hacer en caso de que fuera requerido”.

El penitente deberá caracterizarse por su disposición y propósito para confesar los pecados graves tan pronto cuando tenga oportunidad de experimentar una confesión individual.

“Cuando el fiel se encuentre en la dolorosa imposibilidad de recibir la absolución sacramental, debe hacer una perfecta contrición, y creo que este será el caso de la mayoría de los penitentes… expresarán una sincera petición de perdón y clamarán: “Jesús misericordia, perdón, señor, perdón”… Que dentro del dolor de nuestros pecados, incluyamos, ahora, el perdón de no podernos confesar sacramentalmente , y que hagamos un esfuerzo, mientras que pasa la pandemia, de que podamos hacer este perfecto acto de contrición pidiendo perdón a Dios, recurriendo a su misericordia, y una vez que pase la pandemia, hagamos la confesión sacramental”.

Se trata de una medida que evitará que los sacerdotes transmitan el contagio así como disminuir los riesgos de contagiarse.

Reconoció que durante este periodo, existirá fieles que, con justo derecho, exigirán una confesión individual, pero esta deberá efectuarse en un lugar ventilado, fuera del confesionario, guardando la distancia requerida y procurando el uso de mascarillas.