QUERÉTARO, Qro., 28 de mayo de 2020.- Mantener contacto y generar interacción con los alumnos ha sido uno de los grandes retos de la educación en México, país en el que existe una gran diversidad entre las diferentes opciones, misma que crece conforme se avanza entre el nivel educativo, indicó Juan Pablo Arroyo, subsecretario de Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

A la necesidad de mantener la educación durante la contingencia, se sumó una gran preocupación respecto al bienestar socio-emocional de la población estudiantil, de ahí que se puso en marcha el programa “jóvenes en casa”, destinado a llevarles actividades lúdicas y emocionales, mismo que, dijo, ha funcionado de maravilla.

De manera adicional, cada semana se capacita a entre 25 y 40 mil profesores en Microsoft y Google.

Esto lo expuso dentro del foro virtual “Aprendizajes de la pandemia de la Covid-19 y perspectivas para el futuro”, que se realizó con el propósito de analizar tanto fortalezas como debilidades de los sistemas educativos frente a la pandemia del Covid-19 y generar estrategias para su reorganización.

DE LA SITUACIÓN EN MÉXICO

La civilización nunca se había enfrentado a una crisis global como a la que se enfrentan los 36 millones de estudiantes del país, 25 millones en primaria y secundaria, casi 6 millones en bachillerato y 5 millones en universidad.

La mayor homogeneidad se observa en la educación primaria y secundaria, pero aún ahí los estudiantes se enfrentan tanto a la diversidad entre regiones con de condición social, lo que lo convierte en un sistema complejo.

El 40 % de las escuelas son unitarias y atienden al 14 % de niños en primarias, telesecundarias y telebachilleratos, pertenecientes a la población más vulnerable.

El Bachillerato tiene una realidad más compleja, con 32 sistemas diferentes, entre instituciones autónomas, privadas y estatales.

INDISPENSABLE MEJORAR LA RETROALIMENTACIÓN

La necesidad de no perder comunicación con los alumnos, contrasta con el sistema de preparatoria virtual, a través del cual se atiende a 152 mil personas, a las que se sumarán los 40 mil aspirantes de agosto.
Gracias a los textos gratuitos se puede llevar actividades a los alumnos, se tiene confianza de que el esquema funciona, pero se carece de una retraolimentación.

En educación media superior, se tiene el reporte de que los alumnos solo saben del docente cuando deja la tarea y cuando la califica. Entre las opciones a las que se recurrió se encuentra el WhatsApp, gracias al cual mantuvieron comunicación con sus docentes el 55 % de los estudiantes.

DE LA SITUACIÓN EN ARGENTINA

Adriana Puiggrós,secretaria de educación del Ministerio de Educación de la Nación, en Argentina, destacó la gran creatividad con que se respondió a la contingencia, al hacer uso de todos los medios de comunicación existentes, lo que ha permitido que a los alumnos llegue información hasta excesiva. Destacó también el profundo interés de la sociedad por su educación.

La desigualdad social fue uno de los principales retos durante la contingencia.

Ahondó que se trata de un país con 45 millones de habitantes, la cobertura en primaria es de 98%, con 4 millones de alumnos, también cuatro millones hay en el nivel secundario, donde hay 40 % de deserción entre primero y sexto. Un millón de alumnos existe en las universidades.