CIUDAD DE MÉXICO., 10 julio de 2019.- Un niño de once años, de origen guatemalteco, fue rescatado con vida luego de ser encontrado junto al cadáver de su padre en la presa Puente Negro, municipio de Ocuituco, a quien habían degollado, al niño también lo habían dado por muerto. Habían sido secuestrados e incluso su familia pagó un rescate de 8,000 dólares, aún así lo asesinaron.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 08:53 horas del pasado sábado cuando en el C5 se recibió el reporte de que en el mencionado lugar, a la altura de la carretera de Cruz de Lima casi con límites con Yecapixtla, en Morelos, donde se encontraban tiradas dos personas.

El niño se encuentra hospitalizado desde este sábado y al cuidado de las autoridades de la Fiscalía General de Justicia.

De acuerdo con la información disponible, el 28 de mayo pasado, Luis Arturo y su hermano Rudy Aroldo salieron de Guatemala rumbo a los Estados Unidos en busca de trabajo. Viajaron en compañía de Byron Amilcar, de 17 años, hijo del primero; y Cristian Iban, de 11 años, hijo del segundo.

Contrataron los servicios de traficantes de personas para que los cruzaran sin documentos por el territorio nacional, pero el «pollero» loa abandonó en Veracruz, los migrantes lograron comunicarse con familiares que radican en Estados Unidos, a quienes les informaron que fueron abandonados y que otras personas los había privado de la libertad.

El 1 de julio los familiares en Estados Unidos recibieron una llamada telefónica en la que presuntos integrantes del grupo delictivo de «Los Zetas» pedían 12,000 dólarespara dejar en libertad a Luis Arturo, Rudy Arnoldo y sus hijos.

Continúa en Infobae