MÉXICO, 26 de agosto del 2016.- La reforma energética ha resultado un desastre para los mexicanos, que cada vez pagan más caras las tarifas de luz, gas y gasolina, pero también para Pemex, cuya situación financiera no mejora, y para los trabajadores del organismo, quienes ven diluirse su contrato colectivo y prestaciones fundamentales, como la atención médica, además de que están amenazados con despidos masivos en la empresa, informó La Jornada.

Representantes de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP), la Unión Nacional de Petroleros Jubilados y la Coalición Nacional de Petroleros (Conape), señalaron lo anterior en el mitin que realizaron ayer frente a las oficinas centrales de la Secretaría de Energía (Sener).

En la protesta exigieron al gobierno federal detener el desmembramiento de la industria petrolera, provocado por ladepredadora y entreguista reforma energética, rescatar la mermada soberanía energética y parar las afectaciones al pueblo y a los trabajadores.

Mas información AQUÍ