MÉXICO, 24 de febrero del 2017.- El impuesto a los bebidas azucaradas es eficaz para desalentar el consumo, principalmente en los sectores de menores ingresos económicos. A pesar de que es un gravamen modesto –un peso por litro–, en 2014 las ventas se redujeron 5.5 por ciento en promedio en el país. En 2015 el descenso llegó a 9.7 por ciento, reveló una investigación del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), informó La Jornada.

El estudio se realizó en colaboración con la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos, y ayer Juan Rivera Dommarco, director del INSP, comentó sobre los resultados. Destacó el beneficio que este cambio de hábitos tendrá en la salud de las personas, porque en 10 años se evitarían 189 mil nuevos casos de diabetes.

Más información AQUÍ