CIUDAD DE MÉXICO, 6 de noviembre de 2019.- Un conato de bronca provocado por el coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, reventó la sesión de este miércoles y detonó un receso para calmar los ánimos, principalmente de los morenistas.

Todo ocurrió durante la discusión del dictamen de reforma a la Ley de Instituciones de Crédito en materia de bloqueo de cuentas bancarias relacionadas con recursos de procedencia ilícita, cuando se aceptó, en una apretada votación, 225 a favor, 223 en contra, una reserva que quita facultades a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

La reserva, presentada justamente por una diputada de la propia bancada de Morena, Lidia García, pedía eliminar un párrafo del artículo 116 bis de dicha Ley y donde se impide a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través de la UIF, promover extinción de dominio de los recursos que resulten bloqueados.

Más información Aquí