QUERÉTARO, Qro., 20 de septiembre de 2020.- En el marco de la gira de prensa nacional “Coparmex en tu Estado”, llevada a cabo de forma virtual por la Confederación Patronal de la República Mexicana, ahora en San Luis Potosí, Gustavo de Hoyos Walther, presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana, señaló que lo que está en la mesa de lo que se recauda con base al convenio de coordinación fiscal es justo, o por el contrario la Federación se está quedando con la “tajada del león”. 

Ante ello, el líder nacional de Coparmex observa tres rutas imprescindibles para renovar el Pacto Fiscal: 1. Descentralizar los recursos públicos (hoy el gobierno federal se lleva el 80%, y nos parece que se debe aumentar gradualmente hasta el 30% para las administraciones locales); 2. Renovar la distribución de recursos entre estados y municipios (premiar a los gobiernos locales que aportan más a la recaudación federal, que hacen esfuerzos por transparentar sus finanzas, y que promueven su capacidad recaudatoria); y, 3. Mejorar los mecanismos para la fiscalización de los recursos subnacionales.

«El reclamo fundamental de las entidades federativas no es para establecer nuevos impuestos, creo que esa es una salida errónea, de lo que estamos hablando cuando se pone sobre la mesa de un verdadero federalismo, es que haya un reparto mucho más nivelado entre los distintos órdenes de gobierno, redefiniendo cómo se distribuye con mayor justicia entre las entidades federativas, y cómo se premia aquellas que hagan un mayor esfuerzo recaudatorio, sin que eso nos lleve a una espiral impositiva”, abundó De Hoyos Walther.

Sin embargo, el líder empresarial advirtió que ante la posibilidad de que algunos estados se descoordinen de la Federación, tal como lo han estado valorando, “sería un ejercicio extremo, que eventualmente nos llevaría a que tuviéramos impuestos, sino duplicados, más desordenados, que tendríamos que pagar a las entidades y acreditar ante la Federación lo que resulta en un esquema mucho más complejo. Pero hoy por hoy, la verdadera discusión tiene que estar en cómo se hace una redistribución base cero, entre los tres órdenes de gobierno, y, a su vez, entre los estados y municipios”.

“Nosotros, en la Coparmex, no estamos en favor de la interposición de ningún nuevo impuesto estatal, ni tampoco estamos a favor de que se aumente ninguna tasa. Ha habido ya una tendencia en los últimos años para aumentar de forma desproporcionada varios impuestos, particularmente el impuesto sobre nóminas o sobre remuneraciones al trabajo personal en los estados, y esto al final de cuentas lo único que hace es encarecer el costo de las empresas para poder operar sus costos de transacción”, agregó de Hoyos Walther.

Por su parte, Juvenal Lobato Díaz, presidente de la Comisión Fiscal Nacional de Coparmex, señaló que existe la posibilidad de que se modifique la Ley de Coordinación Fiscal, algo en lo que estarían de acuerdo muchos de los gobiernos estatales, para evitar que se dé una especie de burbuja impositiva que se podría dar en cada entidad.

“Ya que en efecto, cuando alguien se descoordina, cuando alguien sale del Pacto de Coordinación Fiscal, los estados tienen posibilidades de establecer otras contribuciones, más allá de si van a ser constitucionales, o acordes o no con lo que establece nuestra Constitución, lo pueden hacer, lo que generaría a una disparidad en cada una de las entidades, pudiendo ser más en unos y menos en otros, y sin tener la posibilidad de la unión federal», dijo el presidente de la Comisión Fiscal Nacional de la Confederación. 

«En la Coparmex queremos que se respete el Pacto Fiscal, con el respeto a las facultades de cada estado y de la Federación, pero sobre todo con una distribución acorde a lo que se recaude, con estándares, que no sean solamente algunos como, por ejemplo, la población», finalizó Lobato Díaz.