SAN LUIS POTOSÍ, 2 diciembre 2020.- Un conflicto con aproximadamente 100 años de antigüedad tiene en riesgo a uno de los primeros Pueblos Mágicos del país, Real de Catorce, a sus habitantes y a las tradiciones de pueblos originarios.

Ante ello, piden al gobierno actuar después de tantos años de lucha, ante el temor de ser o seguir siendo despojados de sus tierras e identidad.

El primer despojo hecho al pueblo de San Luis Potosí fue en 1892, cuando se otorgaron 5 (8567 hectáreas) de los 6 ejidos, concedidos en 1639, a una compañía privada. Fue hasta el 3 de octubre de 1917, por decreto presidencial, que fueron regresadas las tierras al pueblo en la Resolución de Restitución de Ejidos al Pueblo de Catorce, en la que también se definió que no se debe afectar al fundo o pueblo central (1,756 hectáreas restantes).

Desde los años 1980 a la fecha, se difundió un rumor referente a que la zona del Fundo Legal de Catorce (centro del pueblo) le pertenece a los ejidatarios y que al ser propiedad del ejido, los terrenos y las fincas les pertenecen, incluyendo la presidencia municipal, iglesias, casa de moneda, calles, panteones, calles, jardines y todo lo que se encuentre en dicha zona.

Este rumor lo comenzaron a materializar cuando tomaron la titularidad del ayuntamiento los integrantes del Ejido de Catorce y Anexas emanados del PRI, comenzando a despojar a diversos propietarios de sus casas, en complicidad con personal de la Procuraduría Agraria, la Secretaría de la Reforma Agraria y el personal del Tribunal Unitario Agrario.

Estos despojos se realizaban sin que el ejido comprobara ante esas instancias haber sido beneficiado con esta porción de tierra, anulando escrituras de forma arbitraria y vendiendo las tierras.

Toda la problemática se agravó en junio de 2019, cuando el Ayuntamiento actual y el Ejido de Catorce y Anexas celebraron un convenio ante el Tribunal Unitario Agrario, donde la presidenta municipal entregó al ejido toda la zona urbana de Real de Catorce, a efecto de que midan las propiedades de los habitantes de la cabecera municipal y les promueva títulos agrarios supliendo las escrituras públicas de los habitantes de esta zona.

Este tipo de acciones, constituyen un despojo masivo de una ciudad entera, sin que ninguno de los titulares de los niveles del gobierno federal y estatal intervengan para detener y solucionar esta situación.

Desde enero de 2019, la Asociación de Pequeños Propietarios Privados de Real de Catorce (surgida en 2004), hizo entrega al presidente Andrés Manuel López Obrador una solicitud para salvar el pueblo y parte de la investigación hecha por ellos mismos. Hasta la fecha no han recibido una respuesta.

En la investigación de parte de los habitantes del pueblo y en la que se llevaron más de 20 años bajo sus propios recursos y tiempo, se dan a conocer documentos jurídicos que comprueban que la zona del Fundo Legal de Catorce (pueblo) no le pertenece a Ejido de Catorce y Anexas; incluyendo terrenos, fincas, presidencia municipal, iglesias, casa de moneda, calles, panteones y jardines, entre otros sitios.

Más información en Forbes