CANCÚN, QRoo, 30 de noviembre de 2020.- Los políticos deben esforzarse por comunicarse con los jóvenes, lograr empatizar con ellos, para contribuir positivamente en su futuro para que no sea el narco la única opción laboral para los jóvenes, precisó Juan Sebastián Marroquín, hijo de Pablo Escobar, quien fuera el máximo líder del Cartel de Medellín, organización criminal colombiana dedicada a traficar cocaína y a provocar terrorismo, entre 1980 y 1990.

Tras vivir una terrible historia de violencia desde los 7 años de edad, en la que ha habido ausencia de compasión, pero sí zozobra, persecuciones, atentados, miedo, impotencia, dolor… Sebastián Marroquín advierte que esas series donde se glorifica a los líderes del narco son puritita mentira, pero sí afirma que hay una segunda oportunidad para los jóvenes, si buscan el camino correcto, la paz y el perdón.

Por eso, “y para que la fantasía” no siga influyéndolos y les haga elegir a los jóvenes caminos equivocados, participa en el lanzamiento de Virtus en Quintana Roo, proyecto del empresario Luis Corripio, el primer sistema digital de prevención social contra la violencia, que suma a la iniciativa privada, a autoridades municipales y ofrece a los estudiantes de secundaria, preparatoria y universidad, de forma gratuita, una aplicación en la que pueden hacer su propia red, participar en diversas actividades de beneficio común, sumar puntos y canjearlos por reconocimientos y una vez que el semáforo sanitario lo permita, poder acceder a eventos masivos ya que el objetivo es enseñar a la juventud que no es necesaria la droga ni la violencia.

Más información Aquí