QUERÉTARO, Qro., 25 de diciembre 2016.- El obispo de la Diócesis de Querétaro Faustino Armendáriz Jiménez aseguró que uno de los retos que tendrá la iglesia para este 2017 será la gestión de un nuevo terreno con la capital, donde se buscará instalar una nueva casa del migrante, ya que diariamente llegan a la entidad hombres, mujeres, niñas y bebés que requieren de apoyo en su recorrido que hacen en búsqueda de un mejor futuro.

«Además de la casa del migrante que tenemos en San Pedrito Peñuelas vamos a buscar otra más céntrica, las gestiones ya las estamos haciendo y son los responsables de la Pastoral de los migrantes las que se encargan de realizar esta labor, per nosotros vamos a seguir trabajando en esto, porque es una gran responsabilidad de la iglesia atender a los grupos más vulnerables, siendo los más desamparados los migrantes, ya que diariamente tenemos hombres, mujeres, niños y bebés que llegan con dolor en el corazón y el cuerpo».
De acuerdo con el obispo al ser estado de Querétaro un paso obligado en la Ruta de todas las personas que buscan llegar a Estados Unidos, diariamente llegan a la capital muchas personas que ya no cuentan con los recursos o fuerzas para seguir su trayecto, y es ahí donde la iglesia apoya con sustento y un sitio para descansar en la zona de San Pedrito Peñuelas, sin embargo se buscaba realizar un nuevo espacio en la zona de Hércules, pero por las condiciones del terreno este proyecto se ha detenido.
«En este momento diremos que no pudimos construir la casa del migrante que estábamos proyectando en Hércules porque el terreno no es viable para realizar la edificación de un inmueble, ya que se encuentra al lado del Acueducto de Querétaro que es todo un patrimonio».
Pese a que actualmente se está gestionando un nuevo espacio para poder instalar está casa del migrante en la zona centro de la capital queretana, el obispo afirmó que uno de sus principales objetivos para el siguiente año es conseguir primer el terreno y después el apoyo de la grey para realizar la instalación, ya que los migrantes son uno de los grupos más vulnerables que se tienen en todo el mundo y cuyos derechos son violentados constantemente.
«Estamos hablando que las condiciones en que vive la mitad de la población de México en pobreza, hacen que las personas tomen la decisiones de salir a buscar nuevas oportunidades de trabajo, ya que no es fácil dejar a la familia, la tierra y lanzarse a una experiencia que les puede causar la muerte, por ello nosotros buscamos mitigar un poco este sufrimiento con un apoyo».