QUERÉTARO, Qro., 05 de mayo de 2020.- Se estudia en la facultad de medicina de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) el impacto que plantas medicinales podrían generar para prevenir y combatir el cáncer de colon.

La investigación se realiza en el Laboratorio de Genética y Biología Molecular de la facultad, informó la docente e investigadora Mardey-Liceth Cuellar Núnez, quien indicó que a través de la nutrigenómica se busca conocer la relación que plantas alimenticias tiene con el genoma.

“El objetivo de la investigación es extraer compuestos bioactivos (principalmente isotiocianatos y péptidos) de diferentes matrices alimentarias y evaluar su efecto benéfico a la salud a través del empleo de modelos in vivo e in vitro. Por ahora vamos a iniciar el estudio en líneas celulares de cáncer de colon”.

La primera investigación relacionada la realizó durante su tesis de doctorado, y ahora se centra en investigar el impacto que se podría generar los extractos de compuestos bioactivos de diferentes plantas.

“Básicamente, hoy en día se ha incrementado la búsqueda de compuestos bioactivos que puedan promover mecanismos moleculares que permitan ya sea una reducción o prevención en el riesgo a padecer enfermedades crónico degenerativas. En el caso especifico de los isotiocionatos, lo que queremos es evaluar el efecto antiproliferativo de este tipo de compuestos en diferentes células tumorales, a fin de generar evidencia científica”.

No se encuentran los compuestos en forma mayoritaria, como ocurre con los macronutrientes, pero definitivamente son importantes y no se toman en cuenta, de ahí la importancia de estudios como el que realiza, para encontrar los compuestos bioactivos y evaluar sus efectos en la salud.

NECESARIAS PRUEBAS IN VITRO Y ANIMALES

La alta cantidad de plantas medicinales que existen en el país, podría garantizar una buena salud a los mexicanos por un bajo costo, pero se requiere detectar el verdadero impacto que generan y su correcto aprovechamiento.

Actualmente se trabaja en extraer los componentes bioactivos de diferentes plantas y evaluarlos en células, remarcó al ahondar que formalmente se inició la investigación en enero, misma que podría ampliarse a otros padecimientos crónico degenerativos.

Resulta de gran importancia el trabajo en equipo que se fomenta en el laboratorio, encabezado por Guadalupe Zaldívar Lelo de Larrea, directora de la facultad, y se dialoga con investigadores de la UNAM, para iniciar el trabajo en animales.

Invitó a los interesados en sumar esfuerzos, a que se comuniquen a través de la página del laboratorio https://genbiom.com/

Una vez que inicien los estudios en células, a esos se destinarían alrededor de 6 meses; una vez que se tengan resultados, se podría iniciar el trabajo con ratones, para lo cual se requeriría un mínimo de 12 semanas, mientras que en ratas, el tiempo sería mayor.

Por último indicó que se podría llevar la investigación a otros padecimientos, entre ellos la disfunción renal.