QUERÉTARO, Qro., 9 de agosto de 2020.- Lorena Jiménez Salcedo, presidenta por Querétaro de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), estimó que prohíbir que los niños consuman comida chatarra abonaría a la salud de la población.

Cierto es que se generaría un impacto económico, pero es necesaria la corresponsabilidad, uno, para ayudar al sano desarrollo desde la infancia, dos, ante la alta incidencia de enfermedades crónico degenerativas que deja más vulnerables a ciudadanos ante el Covid 19.

«Celebro lo que pasó en Oaxaca, porque, sí bien, hoy estamos muy preocupados y ocupados en el tema sanitario por el Covid, que no se nos olvide la gran pandemia que llevamos desde hace años, en este país, que es, precisamente, el grado de obesidad que tenemos los mexicanos, principalmente niños».

Por último, lamentó que se mantenga en el país la desigualdad social, que lleva a una mala alimentación, esta desde los primeros años de vida.