QUERÉTARO, Qro., 22 de febrero del 2017.-Incluir un porcentaje fijo de recursos para destinar a la atención de trastornos mentales y de comportamiento en la Ley de Salud Mental hubiera retrasado el proceso aprobación de dicho proyecto puesto que hubiera sido necesario el visto bueno del gobierno del estado, expresó María Alemán Muñoz Castillo presidenta de la Comisión de Salud del Congreso local.

Lo anterior, luego de que el Colegio de Psicólogos expresara que su desacuerdo ante la negativa de los legisladores para establecer un presupuesto claro para este rubro. Victor Vega Magaña, secretario de dicho órgano colegiado expresó que las Leyes de Salud Mental como la de la Ciudad de México y la del Estado de Sonora destinan el 5 porciento del total del presupuesto de Salud que se etiqueta para dichas entidades.

Sin embargo, la presidenta de dicha comisión sin precisar el monto específico, dijo que existía el compromiso por parte del Congreso de asignar un presupuesto para este rubro mayor al que se destinó este año, es decir, más del 1 porciento del los recursos etiquetados para la salud.

“Ojalá podamos alcanzar lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud de lo que se debiese de estar destinando al tema de atención de salud mental, sin embargo, lamentablemente nosotros no podemos incorporar esto porque necesitaríamos un visto bueno de gobierno del estado y probablemente nos detendría en el trámite legislativo y podría tomarse mucho tiempo y lo que hay que entender es que es una necesidad urgente tener una regulación al respecto” dijo.

Entre las modificaciones que se realizaron, dijo, fue en cuanto a terminología especializada que es más adecuada al referirse a la atención de salud mental, así como la inclusión de lineamientos normativos para regular los servicios psiquiátricos y psicológicos privados.