QUERÉTARO, Qro., 26 de diciembre 2019.- Ante los últimos acuerdos plasmados en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), la industria automotriz local se mantiene expectante de las implicaciones que contraerá la nueva regla de origen para incorporar productos de acero y aluminio, así como la implementación de paneles de solución de controversias, informa El Economista.

El director del Clúster Automotriz de Querétaro, Daniel Hernández Camacho, explicó que hay preocupación por el proceso que implicará cumplir con el porcentaje de contenido regional norteamericano de acero y aluminio, por lo que aún falta conocer con precisión su implementación.

Frente a los cambios que se avecinarán con la entrada en vigor del tratado, expuso, la industria local también está a la expectativa de los ajustes laborales que habrá en los centros de producción instalados en suelo mexicano y la valoración que se hará de los mismos; aunado a la implementación de esquemas de solución de controversias, mediante los cuales se vigilará el cumplimiento de la nueva reforma laboral.

“En general para todos los sectores, pero de los relevantes también para el sector automotriz tiene que ver cómo se va a cuantificar y validar el contenido laboral de lo producido en las plataformas de carros”, declaró.

El directivo del clúster reiteró que los ajustes en materia de acero y aluminio son una de las principales inquietudes para la industria automotriz; sin embargo, refirió que hay calma entre el sector productivo, dado que deberán analizar los textos finales del tratado trilateral.