TAPACHULA, Chis.,19 de marzo de 2019.-Prefiero que me den un tiro en la cabeza, antes de que me deporten a Cuba, señaló Héctor Hernández “N”, quien se mantiene con un grupo de unos 300 cubanos a las afueras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en esta localidad.

Aunque esta sería su última acción, antes de que las autoridades migratorias intenten deportarlo a la isla.

“Para cuba, no quiero regresar, no tengo casa, no tenga nada, lo vendí todo. Allá deje a mis abuelos, a mi mama y a una hija únicamente, toda mi familia está en Miami, por ello, estamos en espera de nuestro salvoconducto», señaló.

Más información Aquí