HOLANDA., 2 de octubre de 2019.- Un periquito fue encarcelado por culpa de su dueño. Eso sí, el ave recibía su ración de pan y agua en prisión, luego de que fuera capturado junto a su dueño, acusado de robo.

En Holanda, un ladrón fue detenido en la ciudad de Utrecht y fue remitido; sin embargo, tenía un cómplice que también lo acompañó a los separos: un periquito.

«Durante el arresto encontramos a un testigo furtivo con plumas y pico en el hombro del sospechoso”, informó la policía a través de su cuenta oficial de Instagram.

Lee más en El Heraldo de México