EDUARDO NERI, Gro., 1 de noviembre de 2019.- En la zona indígena del Alto Balsas de Guerrero, el Día de Muertos destaca porque dos pueblos tienen panteones en los atrios de la iglesia, uno se encuentra en la pobreza y el otro en la opulencia.

Se trata de San Juan Totolzintla, comunidad de Mártir de Cuilapan, donde la iglesia de San Juan cuenta con un panteón abandonado y con tumbas que datan desde el año 1936. 

Mientras que en la comunidad de Ameyaltepec, municipio de Eduardo Neri, la iglesia de La Concepción tiene un panteón donde no se permiten cruces, no hay tumbas a la vista, solo flores y velas cerradas porque los habitantes cuidan el templo, un inmueble edificado con cantera rosa tallada a mano.

Más información Aquí