CIUDAD DE MÉXICO, 27 de noviembre de 2020.- Luego de un desapego en su adolescencia, ahora Negrø impregna en su música la cultura purépecha y en especial la pirueka, pues la descubrió de «grande y me enamoré de ella, y se refleja en mi sonido».

Walter Esaú está detrás del proyecto Negrø y ahora, por delante pone a un género musical tradicional para construir su resonancia, «sin llevar la bandera de que es pirekua, porque no se toca con los instrumentos que uso, son tradicionales y debería ser interpretado en purépecha, como la tradición dice, pero si influenciado por ello».

En charla telefónica, desde Morelia, Michoacán, el cantautor reconoce un desapego de adolecente a esta cultura, «como de negarme un poco a mis raíces, siento que lo olvide por mucho tiempo, porque buscaba en otras cosas encontrar mi identidad y de pronto, me di cuenta que a lado siempre estuvo algo que me gusta mucho y representa mucho más que todo lo que busque tan lejos».

Más información Aquí