BRASIL, 25 de febrero del 2017.- Este fue el caso de Negão, un labrador negro, que fue abandonado por su dueño cerca de una gasolinera en Mogi daz Cruzes, en Brasil, cuando el establecimiento apenas estaba en construcción.

Sabina Plannerer y su pareja son los dueños de esta gasolinera y fueron quienes descubrieron al perro caminando por los alrededores. El animal estaba muy asustado y parecía que esperaba que su ex dueño regresara por él.

Afortunadamente Sabina tomó la mejor decisión al adoptarlo, y no solo eso, también lo convirtió en un empleado de la gasolinera, siendo el mayor atractivo de esta parada.

 

Lee la nota completa en Excelsior