MONTERREY, NL, 15 de septiembre 2016.-  No hubo necesidad de sacar un arma y amenazar a los empleados, tampoco de orquestar una logística para evadir las medidas de seguridad del banco. Informó Excelsior.

Un sujeto requirió únicamente de un papel con la leyenda: «Dame el dinero. Sin trucos o disparo. Billetes grandes”.

Y así, sin mostrar nerviosismo, un sujeto ingresó a la sucursal de Banregio, ubicada sobre la calle Padre Mier y V. Carranza, en pleno Centro de Monterrey; se acercó a una de las cajeras y mostró el pedazo de hoja a la empelada bancaria

Lee la nota completa aquí