CIUDAD DE MÉXICO, 23 de febrero de 2018.- Otto Granados Roldán se despojó este viernes de los protocolos institucionales, pero sin descuidar la solemnidad del caso, se fusionó con el selecto grupo que lo escuchaba.

Ahí, en el monumental Salón Iberoamericano que ha sido escaparate de un sinfín de trascendentales eventos históricos, el político y empresario develó una pieza discursiva de antología.

Sus escuchas, 76 profesionales del periodismo que recibieron sus títulos oficiales merced a un inteligente y riguroso programa del gobierno federal, asentaban cada frase del secretario de Educación, surgidas también de su formación académica pero también de su experiencia en el campo de batalla. Otto Granados entrega título a Lupita Thomas, directora de Quadratín Oaxaca.

Aquí, el mensaje íntegro de Otto, el periodista, el político, el hombre con muchas vivencias: “Muy buenas tardes a todas y todos ustedes».

“Quisiera darles en primer término la más afectuosa bienvenida a la Secretaría de Educación Pública; a este histórico salón Iberoamericano. Saludar en primer lugar, por supuesto, a los 76 graduados de esta tarde que nos hacen el favor y acompañarnos».

“Agradecer mucho también la presencia a todos los distinguidos miembros del presídium. A mis compañeros y colegas de la propia Secretaría de Educación Pública».

“Al director general del Ceneval, Rafael López Castañares. A Tony, a Héctor Orestes, a los graduados también esta mañana. A Luis Prados, por supuesto, que nos ha ilustrado la forma de hacer un periódico, periodismo en estos tiempos».

“Y me valgo precisamente de la cita que hizo al final Luis para recordar que, en efecto, como Jefferson decía: refería periódicos sin gobiernos y gobiernos sin periódicos para simbolizar con esta frase, no sólo la esencia de las libertades de expresión y de prensa en la construcción de una sociedad auténticamente libre».

“Sino también la condición para que una democracia funcione con un sistema eficaz de pesos y contrapesos, entre los cuales destacan ciertamente los medios de comunicación. Justo por ello, hoy celebramos el esfuerzo de un grupo de 76 personas diversas que tras dedicarse por años y en diversas capacidades a las tareas de la comunicación, han obtenido un título profesional de Periodismo, mediante la certificación de los saberes adquiridos que contempla nuestro sistema educativo nacional. No es un esfuerzo menor, al contrario, de muchas formas reflejan el amor a una profesión, la adicción a un oficio que, dicen los que saben, jamás se deja en la vida».

Continúa aquí