Familias diversas y contingencia.

¿Cuál es el papel que deben de seguir las familias diversas en tiempos de la contingencia contra el COVID-19?; al parecer existen diversos posicionamientos sobre el comportamiento que habrían de generar los padres de familia para atender los compromisos que han definido a la población las autoridades del Sector Salud.

De las posiciones, una de ellas, expresa el de aquellas familias que han tenido el privilegio de estar con sus hijos dentro de la casa, derivado de que son servidores públicos y cuentan con los permisos correspondientes, sobre todo sin son madres trabajadoras; o bien, atendiendo las necesidades del sector privado, empresarios que han tenido que tomar decisiones para que su personal no regrese a trabajar durante el periodo que dure la contingencia, y que hoy ya estas familias estan en cuarentena; ambos tipos de familia (en el sector público o privado) esperemos se encuentren cumpliendo con los protocolos de saneamiento y de sana distancia.

Otro posicionamiento, es el de aquellos padres de familia que trabajan en el sector informal, y tienen que salir a trabajar diariamente porque de lo contrario no tendrían forma de atender los gastos de su familia, entre ellos, destacamos a quienes asean zapatos, las trabajadoras del hogar, quienes venden tortillas, esquites, o alimentos en vía publica, o aquellos que hacen reparaciones fuera de la formalidad como la vulcanización de llantas, reparación de electrodomésticos, los trabajadores de la construcción, recolectores de basura, y otros trabajos de servicios.

Igualmente, sería deseable e importante que estos trabajadores se sometieran a los lineamientos del Sector Salud, no obstante y pese a ello, el dinero no alcanza para tener el privilegio de mantenerse en cuarentena, por lo que hay que salir a trabajar haciendo lo posible por minimizar los riesgos a través de la sana distancia y las recomendaciones sanitarias del lavado de manos y la utilización de gel antibacterial, tanto fuera como dentro de casa.

Y otro posición más, es la concerniente a las familias que viven en la precariedad o en vulnerabilidad, es decir, aquellos sectores que integran en sus estructuras familiares a los abuelos, tíos, primos, cuñados, en fin, familias extensas, o semi-extensas, que radican en zonas de alto riesgo, en zonas en donde no existen la totalidad de los servicios municipales. Estas familias, al no tener los servicios municipales básicos mantienen en condiciones de riesgo a los integrantes de la familia; sus viviendas estan elaboradas de costera, y en sus techos utilizan lonas de campañas electorales. Este tipo de familias en muchos casos no cuentan con el sistema universal de salud, y algunas tampoco reciben apoyos institucionales de los programas públicos; la importancia de considerar en el diseño de política pública la participación de estos segmentos de población, es juntamente brindar la atención y consolidar la política pública para su protección. En este sentido también se encuentran en condiciones vulnerable las trabajadoras del sexo comercial

Existen otros grupos sociales, como las personas en condición de calle, o bien, personas en estado de interdicción o con problemas mentales que deambulan por las calles, quienes se encuentran en los cruceros limpiando parabrisas o vendiendo productos, también adultos mayores que piden caridad en los mercados y personas que viven en adicciones y en la calle, que al parecer no están observando las dinámicas de los protocolos de las autoridades de Salud. Además, de las personas adultas mayores con enfermedades crónico degenerativas o personas viviendo con enfermedades infecto contagiosas. Son grupos que deben de contar con una política pública que prevea cuidar de su dignidad humana, así como de su derecho a la salud y a la no discriminación.

Por otro lado, es importante destacar respecto de los servicios públicos que desde los diferentes niveles de gobierno (Federal, Estatal y Local) son atendidos, la importancia de continuar respetando los protocolos de actuación de las autoridades de salud. Entre ellos destacamos, los Centros de Reinserción Social, los espacios para la atención de niños y niñas; los Centros de Atención a Personas Viviendo en Adicciones; entre otros espacios como guarderías, centros y locales para la atención de menores de edad que no son necesariamente escuelas de educación preescolar; como ya se realizan actividades sanitarias en los mismos.

El día de ayer, conversando con un padre de familia, escuche la llamada que le hicieron sus hijas, donde le cuestionaban el por qué él estaba trabajando y no con ellas, es decir con la familia, atendiendo la cuarentena a la que se refieren las autoridades de Salud; y es que escucharon en una entrevista por radio a su padre tanto Vanessa, como Jocelyne cuando expreso de la importancia de estar con la familia en esta contingencia, para el fortalecimiento de los valores, los principios y las virtudes sociales; hoy los hijos demandan la participación y la comprensión de sus padres, sobre todo la congruencia.

Todas las acciones que podemos observar en el marco de la contingencia, nos hacen reflexionar sobre diferentes grupos en condiciones de vulnerabilidad, como adultos mayores, niños, niñas, adolescentes, personas con discapacidad, personas en condición de calles, y la necesidad de brindar los apoyos correspondientes a partir de un diseño de política pública especificas; pero también nos damos cuenta de las problemáticas de las mujeres en las zonas rurales, y en general de las problemáticas por las que atraviesa la familia en sus valores, virtudes sociales y principios, entre otras causas.

Sin embargo, el diseño de la política pública se construye sobre la homogeneidad, es decir, es identitaria, igualmente para todos y todas; visto de esta manera, estamos frente a un modelo que se dirige pensando en una población que es igual y como hemos expresado desde el derecho positivo, tenemos una sociedad ampliamente jerarquizada y diversa, pese a ello, homogenizar nos permitirá atender la contingencia en cada uno de los hogares mexicanos.

Creo que lo más importante es que cada una de las familias defina sus estrategias, pero siempre tomando en consideración y cumpliendo los protocolos de actuación “al entrar a la casa”, “al salir de la casa”, o en el marco de “la convivencia con una persona que vive con COVID-19”, ya definidos por la Contingencia para la segunda etapa difundida por las autoridades de Salud, que son el único medio autorizado para proporcionar la información que permitirá que logremos pasar estos episodios inimaginables.

Vía las redes sociales, quien esta nota escribe, fue entrevistado por el maestro Juan Luis Contreras, para expresar la importancia de continuar trabajando y consolidando la estrategia sanitaria (sana distancia, disminución de la movilidad, cuarentena, cumplir con medidas sanitarias, entre otras, quédate en casa, para evitar tránsito y concentración de personas) para la prevención de la contingencia del COVID-19, donde tuve la oportunidad de compartir estos temas que hoy son de interés para todos los mexicanos y mexicanas.

Finalmente, expreso mi reconocimiento al personal de salud, a los médicos, enfermeras, personal de piso, de ambulancias, de servicios especiales, y todas las personas y servidores públicos que continúan dando atención a los servicios de seguridad y otros fundamentales para dar certeza a la Administración Pública.